—Houston, ¿me copian?

Adelante, Nautilus, copiamos.

—Aquí el capitán Rogers. Detectamos desde ayer a las 0900 horas un objeto a la distancia. Está todavía muy lejos y no alcanzamos a identificarlo ni con el amplificador. ¿Lo pueden ver desde allá? 

Afirmativo, capitán. ¿Cuál es su velocidad relativa, respecto de ustedes?

—Justo eso es lo raro, Houston; creemos que está virtualmente detenido: apenas cinco millas por hora. 

—¿Nos pueden indicar su tamaño?

—Un momento, Houston.

—No parece tener más de siete pies de largo.

Dennos un minuto, Nautilus; vamos a corroborar algunos datos.

—No nos vamos a ir a ningún lado.

—González, calcule el tiempo que nos va a tomar llegar hasta eso. No quiero que nos sorprenda y nos reviente en mil pedazos. 

Capitán Rogers, ¿sigue ahí?

—Aquí seguimos, Houston. ¿Qué encontraron?

Ésa es la cosa, capitán. Encontramos algo, pero no puede ser. Logramos ampliar la imagen que estamos recibiendo desde su cámara y, aunque todavía está muy lejos, por el tamaño y la forma, creemos que es…

—¿Qué cosa, Houston? ¿Qué es? Díganlo de una vez.

Todo indica que es el Voyager 1. Cof, cof, disculpe usted. Sí, pensamos que es Voyager 1. 

—¿Pueden repetirlo, Houston? Creemos haber escuchado “Voyager 1”. 

Así es, capitán. Eso fue lo que dijimos. Lo que están viendo a la distancia es Voyager 1. O lo que queda de él, al parecer. 

—¿Cómo puede ser posible? Voyager 1 salió de nuestro Sistema Solar hace décadas, nosotros apenas estamos orbitando Titán. 

Justo eso, capitán. Justo eso. Pero no parece que… Aguarde, capitán, tengo al director Eliot en la línea. 

—Bien. Esperamos órdenes.

Capitán Rogers, habla Houston, ¿me copia?

—Fuerte y claro, Houston. ¿Cuáles son nuestras órdenes?

El director Eliot quiere que pospongan el aterrizaje en Titán para ir en búsqueda de Voyager 1. Piensa que el estado del artefacto y su ubicación sugieren intervención externa. Sus órdenes son ir por él, recuperarlo y traerlo de vuelta cuando regresen de su expedición original. 

—Pero, Houston… Nuestra misión es imperativa para el futuro de la raza humana. Lo que encontremos o dejemos de encontrar puede cambiar el curso de la vida en la Tierra como la conocemos. No pueden hacer esto. 

Lo siento, capitán, son órdenes directas del presidente. Vaya por el artefacto y regrese con él a casa, cueste lo que cueste. ¿Entendió?

—Fuerte y claro, Houston. Fuerte y claro. 

—Houston, ¿me copian? Es el capitán Rogers. Repito, es el capitán Rogers.

Aquí Houston, capitán. ¿Qué noticias?

—Tenían razón. Definitivamente es el naufragio de Voyager 1. Y definitivamente tiene evidencia de manipulación externa. Realmente no sé cómo más describir esto, Houston, pero… 

Diga, capitán Rogers, ¿qué es lo que ve? 

—González, traiga esa cámara y enséñele a Houston lo que estamos viendo. 

—¿Son acaso…?

—Sí son, Houston. Nosotros pensamos lo mismo: arañazos. Y esto de acá, no puede ser otra cosa más que la mordida de alguna criatura intergaláctica. Parece que abrieron la carcaza a la fuerza y esculcaron el interior, destruyéndolo por completo. ¿Ven estas marcas del costado? 

—González, acerque la toma para que Houston vea de cerca. 

Parece braille. 

—Estoy de acuerdo, Houston, parece ser algún tipo de mensaje en braille. ¿Tienen alguien que lea eso allá, espero?

Acerque más la cámara, primer almirante González, aquí hay alguien que lee eso a primera vista.

—¡Haga caso, González! ¡Acerque esa cámara! 

—¡Cuidado, González! ¡Algo se movió atrás de…!

—¿Capitán Rogers?

—¿Capitán Rogers? ¿Nos copia?

—¿Nautilus? ¿Alguien nos copia? ¿Primer almirante González?

—Responda, Nautilus, responda. Aquí Houston.

—Responda, Nautilus, responda. Aquí Houston.

—Responda, Nautilus, responda. Aquí Houston.