El caricaturesco “Cine de domingo a la medianoche” tuvo la comodidad de presentar: FAST & FURIOUS 8. Sí, ya vamos en 8 + 1 de La Roca VS Jason Statham.

La última entrega de la saga original de F&F llega con todo y se termina por volar una barda que de por sí ya se habían volado y re-volado una y otra y otra y otra y otra vez. La ventaja, como dice John Oliver, es que, desde hace ya varias tuvieron el enorme acierto de meter a La Roca. Porque lo que empezó siendo una saga coapeña de coches pimpeados, con neones, rines horrendos y microbuseras en atuenditos (M. Rodríguez), desde la quinta, en que entra en escena el agente Luke Hobbs (D. Johnson), se convierte más bien en un festín de acción, comedia y situaciones por de más inverosímiles, que termina con coches zombies tirándose desde la tercera en Nueva York. COCHES ZOMBIES, como leyeron. Lo mejor que he visto en años. Ahorita recuérdenme de regresar a eso, que no he terminado.

Para los que no están muy (o nada) familiarizados con tan hermosa saga, permítanme resumírselas de volada: Todo empieza en LA, con una pandilla de delincuentes que organizan carreras callejeras, asaltan trailers de electrodomésticos, se roban cositas y demás. Unos parásitos cualesquiera, vaya. El líder de estos rufianes de poca monta es, nada más y nada menos, que Dominic Toretto (V. Diesel). Un buen día, el agente de FBI encubierto O’Conner (P.Walker) llega a la parrilla de salida con una super nave y reta a Toretto y se quiere ligar a su hermana. Con el tiempo se hacen amigos, se pelean porque ese wey es poli, se recontentan, se hacen hermanos y se termina casando O’Conner con la hermana de su cuate; hasta que, al final de la séptima, cuando Walker se mata (el actor, no el personaje), lo jubilan de las movies justificándolo con que tiene familia y no lo quieren molestar con más plomo y persecuciones a gran velocidad.

En el ínter de todas esas películas los persigue la policía, la DEA, la Interpol, la KGB, la SS, la mafia chechena, el narco brasilero y medio mundo; luego están de lado de unos u otros, según les conviene; destrozan docenas de ciudades, miles de coches, se roban millones de dólares, se van a la quiebra de vuelta, y salvan al mundo y unos a otros quinientas veces. Se avientan de trenes, aviones, coches, tanques, motos, acantilados, paracaídas; hay coches zombies, coches voladores, coches anfibios, coches eléctricos, coches antiguos, coches blindados, a control remoto, convertibles, submarinos nucleares y todo lo que se te ocurra y miles de cosas que nunca se te ocurrirían. La saga de acción más descontrolada de la historia. Del tipo que hace que Misión Imposible, Duro de Matar y Bond (en la época de Pierce Brosnan, donde había coches invisibles y rayos solares destructores) parezcan completamente plausibles.

En esta octava entrega, (que, por cierto de octavas entregas… pienso que más de cuatro entregas de lo que sea, por lo regular ya es empujarlo demasiado. Hasta la parte cuatro de lo que sea, vamos medio bien; ya la quinta… chale, difícil. No digo que no haya buenas sagas con más de cuatro, pero sin duda ya se complica sobremanera. Buenas, por ejemplo y, para empezar: STAR WARS, OBVIAMENTE. Aunque en últimas épocas venimos ya flaqueando perro, siempre va a ser de las mejores sagas de la existencia. Rocky, Rambo, Duro de Matar, SAW, todas bien. Por otro lado, Harry Potter: pinche niño ridículo, maguito timorato y rastrero; todas las de los vampiros veganos, que HAZME EL MALDITO FAVOR; Los Juegos del Hambre… Casi todas las de protagonistas menores de edad/adolescentes luciditos.

Pero bueno, me desvío. Estábamos con Fate of the Furious. Empieza con la típica escena de carrera callejera, pero esta vez se sitúa en La Habana, Cuba, porque están de lunamieleros Vin Diesel con su chica. Y ya, de entrada, todo mal. Porque si bien toda la temática de F&F es tropicalosa, reggaetonera y chacalonera, si hay un lugar en el mundo donde por ningún motivo puede pasar eso es en La Habana. Cuando estuve allá hace algunos años me tocó ver que arrestaran (esposas atrás de la espalda y cárcel) a un taxista por estacionarse en doble fila. Siento que una conglomeración de delincuentes callejeros tirando rostro y destrozando la toda la capital, les ameritaría ir al paredón a todos. Y además es la única escena que no me gusta nada. Porque si bien siempre fueron medio cursis todos, especialmente Toretto, que le regalara su coche a su primito y le dejara conservar el suyo al wey al que le ganó… sí me cayó fatal. Maldito ridículo.

Pero bueno, de ahí en adelante puros aciertos: Chalize Theron, que, aunque ya medio ruca y acabada, el look de rastas weras, tipo Angelina Jolie en 60 Segundos, le queda de maravilla y dan ganas de jalárselas desde atrás, mientras la nalgueas en cuatro puntos. La riña verbal entre Hobbs y Shaw no puede ser mejor, son grandes insultadores. Meter a Kurt Russell siempre es buena idea, el tipo es un sueño, especialmente en este personaje super cool y buena onda, no el típico agente del gobierno que no da chance de nada. Hay grandes chismes, grandes chistes y enoooormes secuencias de acción, como siempre. Pero, sobre todo, poner a Toretto en contra de su propia “familia” es un gran plot twist.

Antes de rankear la movie, voy a regresarme tantito a los coches zombies que mencioné al principio: Esta mujer, Charlize, la mera mala de la película, decide overridear todos los coches con chip de Nueva York para manejarlos ella a la distancia y tirárselos a un wey que quiere inmovilizar y robarle no sé qué cosa. Ahora, tanto como eso se medio puede, sin duda estamos a años luz de que se pueda PUEDA. El Tesla puede avanzar unos metros en línea recta hasta donde estás, con el control remoto. Va. Pero de ahí a que pueda manejarse como si fuera videojuego, derrapar y hacer handbreak turns… le super cuelga. Peeeeero… ME FASCINA el concepto general de coches zombies. Neta aplausos de pie. Esa escena no tiene madre. Y eso tiene esta bonita saga: siempre que piensas que no se pueden mamar más todavía… CLARAMENTE PUEDEN. Nunca dejan de sorprenderte. Puntos para aventar. En esta última destruyen un submarino nuclear con un Challenger pimpeado, con eso te digo todo. Benditos.

Puntos malos: pocos. El hecho de que nunca hubiera habido chichis le quita algunos puntos, y me vale. Quitando a la Mujer Maravilla, nunca tuvieron niñas particularmente guapas, hasta la pasada, donde se incorpora mi Missandei… pero, de todas formas. ¿qué les costaba? ¿Dónde se ha visto que haya delincuencia, violencia y excesos sin chichis? Además, la segunda, tercera y cuarta son atroces. Todo lo que sea Reto Asiático (inserte ciudad del lejano oriente) siempre apesta. Y, por último, siento que debieron de haber matado más personajes principales. Aprenderle un poco a GoT hubiera sido beneficioso en ese sentido. Si la memoria no me falla, en ocho pelis y un spin-off, sólo matan a la Mujer Maravilla y su novio chinito. Se me hace muy poco, considerando la cantidad de calamidades y peligros en que se meten.

Le daremos un implacable y rotundo 9.5 de CDM. Ultra FAN. De preferencia vean las 5, 6 y 7 antes de ésta… pero de todas formas es un sueño, no se la pierdan.