El religioso “Cine de domingo a la medianoche” tuvo el atractivo de presentar: MOLLY’S GAME. (sin spoilers, por si todavía lo tengo que especificar)

Después de una búsqueda exhaustiva por esta movie de apuestas ultra highrollers, por fin la pude encontrar en Amazon Prime, por si se la quieren echar, que harto vale la pena. Como recordarán, la desaparición de Blockbuster me tiene furioso; toda esta onda de tener que pagar por nueve servicios de streaming diferentes para buscar la peli que quieres ver se me hace aparte de caro, insultante, tedioso y molesto. Porque aparte, todas fueran igual de eficientes que Netflix, podría ser; pero, por ejemplo, mi app de Amazon en la Smart TV que tengo (Samsung) siempre se traba, hay que apagar la tele, tarda horas en moverse el cursor… una mierda de proporciones épicas. Pregúntenle a mi roomie, que acaba de descubrir que tenemos eso en la sala y ahora ve todos los días Big Bang y se enfurece cuando pasa. Que es SIEMPRE.

Pero bueno, la movie que nos atañe trata de una mujer, competidora olímpica de adolescente, que consigue una chamba con un magnate venido a menos que organiza jugadas de Texas en un antrillo de mala muerte en LA. Con el tiempo se vuelve excesivamente buena en lo que hace y el jefe la despide por SEGÚN ÉL coquetearle a los asistentes y hacer trampa. Tiene entonces que organizar sus propias jugadas en hoteles y eventualmente se vuelve un asunto muy popular entre la “crema y nata” de Hollywood y Wall Street.

Más allá de que la película es muy buena, entretenida e interesante, el principal acierto, a mi modo de ver, es el retrato de una sociedad que gana y pierde lo que a nuestros ojos sería una fortuna inmensa en una sola noche, como si fueran chicles. Así como tú o yo ganamos o perdemos doscientos, quinientos varos en una noche de póker, ellos pierden o ganan doscientos, quinientos mil de los verdes. Cualquier cosa. Dealers supermodelos, suites presidenciales, Blue Label para todos, plomo, drogas, mafiosos rusos y todo lo bueno de esta vida. Sin duda uno de los vicios más peligrosos y engatusadores, el Texas Hold’em, llama la atención de vagos y millonarios por igual, justo por ser una ciencia casi exacta, más que un juego de simple azar. 

Puntos buenos: La protagonista, aunque su nombre no’más no se me queda, una mujer a todo dar y hecha a mano, a pesar de su medianamente avanzada edad. Igualmente, Idris Elba es el jefe de jefes del mundo entero. Intrigante, interesante y bien lograda. Mujer jefa y rifada en toda la expresión de la palabra, sin que se sienta forzada la idea de hacer una movie de “mujer empoderada”, como hemos caído un poco en tiempos recientes. 

Puntos malos: Kevin Costner. No soporto a esa persona. Creo que sólo Mr. Brooks y Waterworld me laten suyas. Bodyguard, por el contrario, justo es la causante de que odie a este individuo. ¿Qué les digo? Sólo no me cae.

Le daremos un enorme 9 de CDM. No se la pierdan.