JMiranda

JMiranda

Que trata de las Miriaventuras, opiniones y reseñas

(3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #3371

No habían pasado ni tres meses de que firmamos el divorcio en aquella oficina panteonera en Avenida Revolución. Por fin había yo logrado dejar de ser refugiado político en casa…

No habían pasado ni tres meses de que firmamos el divorcio en aquella oficina panteonera en Avenida Revolución. Por fin había yo logrado dejar de ser refugiado político en casa de mis jefes. Ya no nos soportábamos unos a otros y hui tan pronto me fue posible. ¿Han tratado de volver a vivir con sus padres después de haberse ido de la casa? Es insostenible. Sobre todo, cuando estás ahí porque tu vieja te corrió a patadas por borracho. Nadie la pasa bien. Estábamos en un punto donde ya me gritoneaban si llegaba a su casa después de las diez de la noche, aunque estuviera trabajando. “No estás aquí de vacaciones”, me decían. Y se vale, su casa, sus reglas. Pero tenía que largarme a la brevedad. Me organicé con dos cuates que buscaban escapar de sus jefes y sus novias, respectivamente. Después de rascarle tantito a los anuncios de ocasión, dimos con un Pent House en la mera Del Valle, tres pisos, roof garden privado, dos cajones de estacionamiento, por la módica cantidad de $25K al mes. Acabados rascuachones y medio traqueteado a pesar de ser edificio nuevo, pero por esa lana, ese tamaño y esa ubicación… la decisión más fácil de nuestras vidas. Fue así como llegué a Gabriel Mancera 867, PH1, entre San Borja y Eugenia, el mejor depa de México (lástima que luego uno de ellos se casó y nos tuvimos que ir de ahí. Nunca se lo voy a perdonar. Sobre todo, a la esposa por desintegrar ese arreglo habitacional tan perfecto).

2 comentarios en (3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #3371

CDM: ONCE UPON A TIME IN HOLLYWOOD

El malicioso “Cine de domingo a la medianoche” tuvo el acierto de presentar: ONCE UPON A TIME IN HOLLYWOOD. (sin spoilers, como siempre, pero tampoco crean que hay gran cosa…

El malicioso “Cine de domingo a la medianoche” tuvo el acierto de presentar: ONCE UPON A TIME IN HOLLYWOOD. (sin spoilers, como siempre, pero tampoco crean que hay gran cosa que spoilear)

2 comentarios en CDM: ONCE UPON A TIME IN HOLLYWOOD

Que trata de las MiriAventuras, costumbres y dinámicas noventeras, que, aunque gandallas y desvencijadas, sirvieron su propósito.

  Los niños en los noventa fuimos los últimos en crecer sin smartphones, tablets y demás parafernalia “inteligente”. Fuimos los últimos en jugar escondidillas en la cuadra, andar en bici…

 

Los niños en los noventa fuimos los últimos en crecer sin smartphones, tablets y demás parafernalia “inteligente”. Fuimos los últimos en jugar escondidillas en la cuadra, andar en bici en círculos como idiotas en un espacio de veinte metros cuadrados, jugar soccer en superficies disparejas, perseguirnos unos a otros, aventarnos de balonazos y tener lo que bien podía ser considerado un sistema de jerarquías basado en edad y/o mérito físico, donde el más “grande” de la vecindad/cuadra/grupito social decidía por todos la dinámica a seguir. Podía, incluso, poner las reglas o sacárselas de la manga y todos debían acatar esa situación, so pena de un par de zapes, o bien, la segregación temporal del grupo.

7 comentarios en Que trata de las MiriAventuras, costumbres y dinámicas noventeras, que, aunque gandallas y desvencijadas, sirvieron su propósito.

(3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #4036

Son las tres de la mañana y estoy borracho. Hace diez horas que empecé a tomar y, por lo menos, unas siete u ocho sin probar alimento. Estoy en un…

Son las tres de la mañana y estoy borracho. Hace diez horas que empecé a tomar y, por lo menos, unas siete u ocho sin probar alimento. Estoy en un antro mamador en Álvaro Obregón con Ángel, mi roomie desde hace varios años, un par de primos y sus respectivas. Es diciembre, por allá de los últimos días del año, donde los propósitos de enero que dejaste de cumplir ya se fueron para el siguiente y el siguiente, hasta que, por fin, después de tres o cuatro, lo superas, se te olvida o aceptas el hecho de que eres un mediocre y no lo vas a cumplir. Afuera hace frío. El estado etílico y el techo bajo del lugar nos cobijan y hasta nos abochornan. La música provoca que algunas niñas meneen las caderas, alcen los brazos y agiten el pelo malfingiendo desinterés. Los hombres no bailamos. Y menos nosotros: ellos porque ya llevan acompañanta y no necesitan esforzarse en convencer a nadie, y yo porque nunca lo he requerido tampoco: mi sola apariencia, porte y ojo verde suelen ser suficientes. Bailar sería redundante y hasta desleal.  

6 comentarios en (3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #4036

QUE TRATA DE LAS MIRIAVENTURAS, SINSABORES Y GOZADERAS DE UN AMOR TAN FALSO COMO PROVECHOSO EN LAS CARRETERAS SEPTENTRIONALES DE LA VIDA. PARTE 2.

Después de desayunar en la reserva de los indios, desconectamos el armatostre de las instalaciones del lugar y emprendimos camino otra vez rumbo al parque. 

Después de desayunar en la reserva de los indios, desconectamos el armatostre de las instalaciones del lugar y emprendimos camino otra vez rumbo al parque. 

8 comentarios en QUE TRATA DE LAS MIRIAVENTURAS, SINSABORES Y GOZADERAS DE UN AMOR TAN FALSO COMO PROVECHOSO EN LAS CARRETERAS SEPTENTRIONALES DE LA VIDA. PARTE 2.

QUE TRATA DE LAS MIRIAVENTURAS, DESBARAJUSTES Y MORBO GENERALIZADO ENTRE UNA GUERRERA DEL CATRE, UN CARIBEÑO RASTOZO Y UN MEXICANO TAN ILUSO COMO BORRACHO

A la despedida de soltero de Jaime, un cuate de antaño, llegué un día temprano. Había acordado con una semi galana, teibolera gringa, de nombre artístico Sunshine, que había conocido…

A la despedida de soltero de Jaime, un cuate de antaño, llegué un día temprano. Había acordado con una semi galana, teibolera gringa, de nombre artístico Sunshine, que había conocido meses atrás, de vernos ese miércoles por la tarde en un bar afuera del Planet, cuyo nombre no quiero recordar. Ya ven que eso de las teiboleras y de los nombres no se me da. No es que pretenda “sacarlas de chambear” y esa dinámica de borracho mexicano nefasto, ni nada por el estilo. En todo caso, me hubiera gustado que ella me sacara a mí de chambear. Esa mujer estaba forrada en encueradólares. La primera vez que la vi hacer su performance, pa’ que te des una idea, estando ya en mi cuarto de hotel, después de vario tequila y no poco mezcal, me confesó/presumió que esa noche había levantado quinientos de los verdes. Entre la pila de singles en que la sepultaban cada que salía al escenario, la comicha que le tocaba de los privados y las propinas que sacaba por fuera durante los mismos, sumaron poco más de cinco Benjamins netos. Y eso que había sido un “slow Friday”, según ella. Ahí nomás. Pero bueno, me desvío. 

No hay comentarios en QUE TRATA DE LAS MIRIAVENTURAS, DESBARAJUSTES Y MORBO GENERALIZADO ENTRE UNA GUERRERA DEL CATRE, UN CARIBEÑO RASTOZO Y UN MEXICANO TAN ILUSO COMO BORRACHO

Type on the field below and hit Enter/Return to search