JMiranda

JMiranda

Que trata de las Miriaventuras, opiniones y reseñas

Categoría: 3260 Días Con Ella

(3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #491

—Venga, mujer, ya sal, que no se está haciendo más temprano. —Maldigo en voz baja, espiando con no mucho sigilo la ventana de Catalina Hermes Morano desde el arbusto de…

—Venga, mujer, ya sal, que no se está haciendo más temprano. —Maldigo en voz baja, espiando con no mucho sigilo la ventana de Catalina Hermes Morano desde el arbusto de la casa de enfrente. En este momento debe estar convenciendo a su mamá de convencer a su papá de dejarla salir “con sus amigas”. Versiones diferentes para todo mundo. Sólo la hermana grande, Maribel, sabe la versión más apegada a la realidad. Es más, en una de ésas, si el plan no es tan imprudente, hasta le dice la verdad. A la hermana chica, Ángela, por otro lado y por las dudas, no la vaya a calabacear, hay que inventarle algo diferente. Es muy niña todavía y no cacha cómo está la onda.

No hay comentarios en (3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #491

(3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #2737

Desde que aterrizamos en Charles de Gaulle en nuestra luna de miel Catalina Hermes Morano puso su jeta. No habíamos ni salido del mentado aeropuerto y ya venía furiosa, echando…

Desde que aterrizamos en Charles de Gaulle en nuestra luna de miel Catalina Hermes Morano puso su jeta. No habíamos ni salido del mentado aeropuerto y ya venía furiosa, echando lumbre, gritoneándome de todo, pasándola fatal y haciendo que todos la pasáramos fatal. Pero era lo normal, así que no me sorprendí y lo tomé con tanta calma como me fue posible. Cierto número de jetas y reclamos eran normales en ella en cualquier lugar y cualquier situación.

No hay comentarios en (3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #2737

(3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #3371

No habían pasado ni tres meses de que firmamos el divorcio en aquella oficina panteonera en Avenida Revolución. Por fin había yo logrado dejar de ser refugiado político en casa…

No habían pasado ni tres meses de que firmamos el divorcio en aquella oficina panteonera en Avenida Revolución. Por fin había yo logrado dejar de ser refugiado político en casa de mis jefes. Ya no nos soportábamos unos a otros y hui tan pronto me fue posible. ¿Han tratado de volver a vivir con sus padres después de haberse ido de la casa? Es insostenible. Sobre todo, cuando estás ahí porque tu vieja te corrió a patadas por borracho. Nadie la pasa bien. Estábamos en un punto donde ya me gritoneaban si llegaba a su casa después de las diez de la noche, aunque estuviera trabajando. “No estás aquí de vacaciones”, me decían. Y se vale, su casa, sus reglas. Pero tenía que largarme a la brevedad. Me organicé con dos cuates que buscaban escapar de sus jefes y sus novias, respectivamente. Después de rascarle tantito a los anuncios de ocasión, dimos con un Pent House en la mera Del Valle, tres pisos, roof garden privado, dos cajones de estacionamiento, por la módica cantidad de $25K al mes. Acabados rascuachones y medio traqueteado a pesar de ser edificio nuevo, pero por esa lana, ese tamaño y esa ubicación… la decisión más fácil de nuestras vidas. Fue así como llegué a Gabriel Mancera 867, PH1, entre San Borja y Eugenia, el mejor depa de México (lástima que luego uno de ellos se casó y nos tuvimos que ir de ahí. Nunca se lo voy a perdonar. Sobre todo, a la esposa por desintegrar ese arreglo habitacional tan perfecto).

2 comentarios en (3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #3371

(3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #4036

Son las tres de la mañana y estoy borracho. Hace diez horas que empecé a tomar y, por lo menos, unas siete u ocho sin probar alimento. Estoy en un…

Son las tres de la mañana y estoy borracho. Hace diez horas que empecé a tomar y, por lo menos, unas siete u ocho sin probar alimento. Estoy en un antro mamador en Álvaro Obregón con Ángel, mi roomie desde hace varios años, un par de primos y sus respectivas. Es diciembre, por allá de los últimos días del año, donde los propósitos de enero que dejaste de cumplir ya se fueron para el siguiente y el siguiente, hasta que, por fin, después de tres o cuatro, lo superas, se te olvida o aceptas el hecho de que eres un mediocre y no lo vas a cumplir. Afuera hace frío. El estado etílico y el techo bajo del lugar nos cobijan y hasta nos abochornan. La música provoca que algunas niñas meneen las caderas, alcen los brazos y agiten el pelo malfingiendo desinterés. Los hombres no bailamos. Y menos nosotros: ellos porque ya llevan acompañanta y no necesitan esforzarse en convencer a nadie, y yo porque nunca lo he requerido tampoco: mi sola apariencia, porte y ojo verde suelen ser suficientes. Bailar sería redundante y hasta desleal.  

6 comentarios en (3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #4036

(3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #3304

La gente cuando se casa hace el mayor aspaviento posible: mandan invitaciones a los siete mares, reclutan tarahumaras descalzitos para que las lleven hasta el cerro más remoto de la…

La gente cuando se casa hace el mayor aspaviento posible: mandan invitaciones a los siete mares, reclutan tarahumaras descalzitos para que las lleven hasta el cerro más remoto de la sierra, palomas mensajeras, cartas dentro de botellas y cualquier otro medio físico, metafísico o virtual para que nadie quede en ignorancia del evento venidero. Si se pudiera poner el anuncio en el Diario Oficial de la Nación, lo harían. Cuando uno se divorcia, por el contrario, es justo al revés: se procura hacer sin que nadie sepa, a escondidas en un juzgado en otra delegación para nadie te vaya a sorprender ahí y con el mayor sigilo y discreción posible. Que, ahora que lo pienso, Catalina Hermes Morano, en su momento estaba tan harta de mi persona, que me sorprende que no lo haya televisado.

No hay comentarios en (3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #3304

(3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #189

De entre los cuarenta y dos países que conozco a la fecha, el que más he visitado, el que más me gusta y más tiene que ofrecer es, evidente y…

De entre los cuarenta y dos países que conozco a la fecha, el que más he visitado, el que más me gusta y más tiene que ofrecer es, evidente y definitivamente México. México es el mejor país de la Tierra, sin concurso. Desde TJ hasta Comitán de Domínguez, de Cabo Pulmo hasta Cancún, de las Barrancas del Cobre al Cañón del Sumidero, y desde las cascadas de Basaseachi hasta las de El Chiflón; pasando por ene mil “Pueblos Mágicos” (unos más mágicos que otros, claro está) y dos o tres ciudades increíbles, llenas de gente buena onda y mujeres hermosas. Dunas tipo Sahara, selva tropical intensa, playas insuperables, bosques helados y hasta cordilleras montañosas. No nos falta nada.

8 comentarios en (3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #189

(3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #3072

Si les he de ser completamente honesto (y ¿ya para qué detenerme ahora?), la psicología no es algo en lo que yo crea. Tampoco es algo que considere absolutas patrañas,…

Si les he de ser completamente honesto (y ¿ya para qué detenerme ahora?), la psicología no es algo en lo que yo crea. Tampoco es algo que considere absolutas patrañas, como por ejemplo la astrología, las religiones, la homeopatía o los fantasmas. Pero, sin duda tampoco la considero una ciencia dura como la química, donde, en el 100% de los casos, si calientas agua, su temperatura va a elevarse. 

No hay comentarios en (3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #3072

(3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #2735 (PARTE 2)

Odio las bodas. Más cuando son en #provincia, pero siempre las odio. Ahora ya menos, porque, por lo menos, nadie se emperra conmigo por no saber bailar y me pone…

Odio las bodas. Más cuando son en #provincia, pero siempre las odio. Ahora ya menos, porque, por lo menos, nadie se emperra conmigo por no saber bailar y me pone jetas todo el resto del evento, pero siempre las odio. Ahora ya menos, porque puedo beber todo lo que yo quiera sin reclamos y miradas iracundas, pero siempre las odio. Si es de noche y en la capital, me puedo poner el smoking custom que compré hace mil años y usé sólo en una boda y una fiesta de disfraces, por lo que las odio menos, pero siempre las odio. Si voy con un date que, por lo menos, va a querer remojar al término del evento, me da algo para ‘look forward to’ cuando acabe, pero siempre las odio. Si la cena/comida no es buffet y no me tengo que levantar para nada de mi asiento, las odio menos, pero siempre las odio. Si no hay ceremonia religiosa (especialmente católica) o puedo no ir sin quedar particularmente mal con nadie, es un poco más cordial, pero siempre las odio. Si ya va a haber misa, pero es menos larga e insufrible que lo normal, vamos de gane, pero siempre las odio. Entiendo que es ir a beber gratis y eso difícilmente puede ser malo, pero en este caso preferiría pagar por mi chupe por no estar en #provincia, no tener que bailar, no padecer la “música de boda” y mil otras cosas insufribles. Siempre las odio. 

6 comentarios en (3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #2735 (PARTE 2)

(3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #802

Ir al médico es de las peores monsergas de la vida. Hay que agendar entre semana, ir hasta el consultorio, pagar una fortuna, esperar entre hora y hora y media…

Ir al médico es de las peores monsergas de la vida. Hay que agendar entre semana, ir hasta el consultorio, pagar una fortuna, esperar entre hora y hora y media para que te atiendan (aun con la cita, por supuesto) y luego pagar una fortuna de estacionamiento. Dado lo cual, muy por lo regular lo evito como la plaga. 

No hay comentarios en (3260) DÍAS CON ELLA. DÍA #802

(3260) DÍAS CON ELLA: DÍA 3259

De entre todas las veces que Catalina Hermes Morano me corrió de la casa, la última fue evidentemente la más dramática y escandalosa. Se armaron las cachetadas y todo. Agárrate,…

De entre todas las veces que Catalina Hermes Morano me corrió de la casa, la última fue evidentemente la más dramática y escandalosa. Se armaron las cachetadas y todo. Agárrate, que se va a poner bueno. 

2 comentarios en (3260) DÍAS CON ELLA: DÍA 3259

Type on the field below and hit Enter/Return to search